logo Trabajos NET

6 puntos que revisar antes de buscar un nuevo empleo

Te has pasado los últimos 3 meses buscando un trabajo y una empresa que no sólo te interesen, sino que confíes en que puedas destacarte. Pero por desgracia, sólo has podido encontrar uno u otro.

No siempre es fácil encontrar el trabajo adecuado. La búsqueda de empleo puede ser un proceso largo y laborioso, lleno de baches.

Cuando se trata de dar con el trabajo adecuado, tienes que ser tu propio promotor. Tendrás más posibilidades de éxito si te tomas el tiempo necesario para comprender tus objetivos, valores y habilidades, y cómo se aplican a diversas posiciones y organizaciones.

De modo que aquí tienes 6 preguntas que debes hacerte antes de comenzar tu búsqueda de empleo:

buscando ofertas con el móvil

1. ¿Por qué estoy buscando trabajo?

¿Qué te llevó a comenzar tu búsqueda de trabajo? ¿Estás buscando tu primer trabajo fuera de la universidad? ¿Eres infeliz en tu posición actual? Identificar por qué estás buscando trabajo es el primer paso para encontrar el mejor empleo posible.

Digamos que no estás contento con tu función actual. Dedica un tiempo a averiguar por qué no estás satisfecho. Tal vez sea la falta de desarrollo o de oportunidades de ascenso. Ahora sabes que debes buscar esas oportunidades durante tu búsqueda de trabajo. Responder a estas preguntas antes de empezar tu búsqueda asegurará que no te encuentres en una situación similar.

2. ¿Dónde te ves dentro de un año?

Las metas te dan algo por lo que trabajar activamente y emocionarte. Establecer metas a corto y largo plazo es un paso necesario para desarrollar una carrera profesional sólida y encontrar un trabajo que te guste y en el que seas bueno.

Una manera fácil de establecer metas profesionales es determinar dónde te ves a ti mismo dentro de un año. ¿Qué esperas lograr en ese tiempo? Para fijarte mejores metas a largo plazo, ¿dónde te gustaría estar en cinco años? Estas preguntas pueden ayudarte a averiguar lo que te gustaría lograr y lo que te llevará a lograr esas metas.

3. ¿Qué camino debes tomar para que esto suceda?

Ahora que has establecido tus metas profesionales a corto y largo plazo, es hora de pensar cómo lograrlos. Descubre exactamente lo que necesitas para alcanzar tus objetivos. Eso puede significar seguir estudiando o formándote, involucrándote en eventos de desarrollo profesional y networking, ampliando tu conocimiento y experiencia a través de trabajos más básicos.

Para establecer una dirección clara, intenta mirar los anuncios de trabajo para las posiciones en las que estás buscando. ¿Qué habilidades, experiencia y nivel educativo requieren esos trabajos? Esta información puede darte una mejor idea del camino a seguir.

4. ¿Qué habilidades te adquirir o ampliar?

Si bien es necesario saber qué valor puedes aportar a una empresa, también te gustaría saber lo que la empresa puede ofrecerte: aquí es donde realmente tienes que convertirte en tu propio representante. Determina qué habilidades podrían usar algún trabajo y qué habilidades te gustaría adquirir. Esto te ayudará a encontrar un puesto de trabajo que te proporcionará los recursos necesarios para ayudarte a crecer y desarrollarte como profesional.

5. ¿En qué tipo de empresa te ves?

Por último, pero no menos importante, averigua en qué tipo de empresa te ves basado en tu personalidad. Cuando se trata de encontrar el empleo adecuado, las habilidades y la experiencia no son lo único que importa. Tu personalidad e intereses son igualmente importantes, ya que pueden ayudarte a determinar si encajas dentro de la cultura de una empresa en particular.

Por ejemplo, si trabajas mejor de forma independiente, podrías estar más abierto a trabajar en un cubículo tradicional, mientras que alguien que disfruta colaborando y no se distrae tan fácilmente podría disfrutar trabajando en un espacio de oficina abierto. O tal vez quieres una posición que te permita tener un gran impacto en la empresa. En cualquier caso, trata de encontrar una compañía que se ajuste a tus necesidades, habilidades, intereses y objetivos.

6. ¿Qué tienes para ofrecerle a los empleadores?

Ya sea que estés recién formado o tengas alguna experiencia profesional, tienes algo que ofrecer a los empleadores.

Haz un listado de tus experiencias y lo que aprendiste de cada una de ellas. Luego, determina cómo esas lecciones, habilidades y experiencias pueden aplicarse al puesto de trabajo. Esto es algo que querrás descubrir antes de que te pregunten: ¿Por qué deberíamos contratarte?