skip to main content

7 Pecados más mortíferos en la búsqueda de empleo

19/01/2018 Búsqueda

Pensé que podría ser valioso publicar un artículo relacionado con los pecados más mortíferos de la búsqueda de empleo. De acuerdo con el paralelismo de los 7 pecados capitales, aquí tienes estos siete más mortíferos.

fallos más comunes

1. No te evalúes a ti mismo y qué te hace feliz.

Entiendo que tu carrera es importante para ti, pero asumo que tu felicidad total es lo más importante para ti. Por supuesto, tu satisfacción y disfrute con tu carrera te afecta mucho. Entender lo que crea la alineación entre tu felicidad y tu trabajo es donde la gente se queda corta cuando se enfrenta a un cambio de trabajo. Si no sabes lo que te hace feliz, ¿cómo puedes evaluar qué carrera emprender o a qué empresa debes unirte?

2. No preparar un currículum bien elaborado.

Ningún currículum vitae por sí solo ganó un trabajo. Te consigue la entrevista de trabajo, lo que significa que te asegures de que el tuyo es pulido y profesional. Además, por todo lo que es sagrado en este mundo, asegúrate de que tus redes sociales como LinkedIn y Facebook han sido desodorizadas apropiadamente.

3. No planificar su día.

Para los trabajadores desempleados, su búsqueda de empleo ES su trabajo. Trátalo como tal. Para los buscadores de empleo pasivos, todavía necesitan tener un enfoque fuerte. Tu día debe ser planificado y tu tiempo asignado en función de tu demografía porque la misma afectará en gran medida al medio por el cual encontrarás tu trabajo. Sin proporcionar todas las estadísticas, por ejemplo, si tienes más de 50 años de edad o ganas más de 100,000€ al año, tienes un 46% de posibilidades de encontrar tu trabajo a través de alguien conocido (networking). Si ese es el caso, ¿por qué gastarías el 100% de tu tiempo navegando por Internet?

Si quieres saber como planificarte, dale un vistazo a este artículo https://www.trabajosnet.com/pasos-encontrar-trabajo/

4. No enfocar la búsqueda.

Te unes a una empresa. ¡No te unes a un trabajo! Dirigir tu búsqueda en función de las empresas que coinciden con tus intereses y tus habilidades es la mejor opción. La mayoría de las empresas, para bien o para mal, requieren que envíes tu información a través de los sistemas de seguimiento de solicitud online. Estos sistemas son fastidiosos y espantosos y fatigan incluso a los trabajadores desempleados. Aun así, sigue las reglas y envía tu documentación. Para mejorar tus posibilidades de ser descubierto, haz un poco de reconocimiento para saber con quién contactar en la organización. Esto es típicamente posible porque sitios como LinkedIn, y similares usualmente tienen esta información. Envíales un mensaje personalizado con tu currículum vitae. Vale la pena intentarlo. Los buscadores de empleo inteligentes también aprovechan tus relaciones existentes y ampliadas para encontrar a la persona adecuada para contactar.

5. No hacer networking

No desarrollar tu networking porque en Internet tienes toda la información sobre empleos. Por el amor de Dios, ¿todos han olvidado cómo coger el teléfono? Quiero decir por hablar, no por enviar mensajes de texto, ni correo electrónico.

6. No adaptar tus mensajes a los empleadores.

Todo esto es comprensivo. Comienza con las cartas de presentación o correos electrónicos iniciales o la perspicacia que necesitas poner en los espantosos sistemas de seguimiento de solicitud y termina con las notas de agradecimiento que preparas para cerrar el bucle. Si no te preocupas lo suficiente como para enviar un correo electrónico que diga “Querido Paco” o “Estimado Sr. Galdeano” y sólo puedes reunir la energía para empezar con “Estimado Señor” o “A Quien le pueda interesar,” no llores después porque nadie te llame.

7. No preparar preguntas bien pensadas.

¿Cómo esperas evaluar efectivamente si el empleador potencial puede satisfacer tus criterios si no estás bien preparado con preguntas reflexivas? Ese punto ni siquiera se refiere a la gran ventaja que tienen las preguntas efectivas para ayudarte a venderte durante el proceso de entrevista.

Obviamente hay muchos más pecados, pero esos 7 tienen el impacto más perjudicial. Como regalo de despedida, me gustaría lanzar un pecado extra. Ser deprimente. Porque es culpa de todos los demás. Esa actitud por sí sola arruina más búsquedas de trabajo que todos los demás pecados combinados. Realmente creo que todos somos víctimas de nuestra propia vibración y que recuperamos lo que emitimos. Sonríe. Sé positivo.